lunes, 19 de noviembre de 2007

Viento, de Malinowski

Conocí al poeta del viento en unas fiestas del Pilar. Nunca había oído hablar de él, pero me llamo la atención su aspecto bohemio, y el hecho de que el mismo vendiera sus propios libros en la calle. Me acerqué con curiosidad y ojeé uno de los libros que ofrecía a las personas que se acercaban; abrí sus páginas y leí:

“Llevo un sombrero de viento
y unos zapatos de tierra.
Soy caminante sin
tiempo. Soy amador sin medida.
Hoy aquí, y mañana ¡que importa
donde…!”

No pude evitar comprar el libro, y el amable poeta me lo dedicó (…Para la estrella de tu cielo siempre es de día…). Las páginas del libro estaban repletas de poesías que hablan de los sentimientos humanos, de la paz, la libertad y de las cosas que nos son prescindibles aunque nos parezca que no.
Otros versos que me gustaron son estos:

“No puedo envidiar al millonario
Porque amo la libertad y no el dinero”

La poesía que da fin al libro es la siguiente:

“Muchas lunas han pasado
desde que dejé tierra firme.
Preferí los peligros
de la mar
a la monotonía ciudadana.
…¿Hasta cuando resistirá mi precaria
balsa
el avanzar y avanzar contra la corriente?”

Para terminar, me gustaría mostrar mi admiración por este autor, que anda deambulando por la vida haciendo lo que más le gusta.

1 comentario:

Susana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.