sábado, 10 de noviembre de 2007

El fumador pasivo, de Daniel Gascón

El primer libro que leí de Daniel Gascón fue La edad del pavo; yo no confiaba mucho en este libro, pero la insistencia de mi hermano fue tal que no tuve más remedio que ceder. Entonces sólo sabía que Daniel Gascón era de Zaragoza y había estudiado Filología Hispánica e Inglesa en mi universidad. Los relatos de éste, su primer libro, le convirtieron ya en uno de mis escritores favoritos; pero esto no se confirmó hasta que leí El fumador pasivo, su segundo libro, que consta de cinco relatos diferentes. En el primer relato, La generación perdida, me dejé llevar por las historias de Jorge, un estudiante universitario y sus andanzas por la Universidad de Zaragoza, con las que se me escapaba una sonrisa cada vez que nombraba un lugar conocido o contaba algunas anécdotas ocurridas allí. Ya en la primera página me resultó curiosa su descripción del edificio Interfacultades:

"Fui a la primera clase para comprobar esos datos: era en un aula destartalada en el último piso del Inter, un edificio prefabricado que olía a meados y café de máquina. La calefacción estaba siempre estropeada; en verano hacía un calor terrible. El único esfuerzo en infraestructura de la universidad había sido colocar barrotes en las ventanas, después de que una chica pelirroja saltase al vacío una mañana de invierno."


En el segundo relato, Mudanza, la relación entre el protagonista y su tío durante una mudanza; el tercer relato, Los extranjeros, narra la historia de unos estudiantes durante su estancia en Inglaterra con una beca Erasmus, y cómo Jorge trabaja de figurante en ruedas de reconocimiento para la policía de Norwich. En el cuarto relato, Lara y las otras, cuenta la historia de Jorge con su novia, Lara, en el momento en el que está pensando en terminar la relación con ella. De la misma forma, cuenta historias que ha vivido con otras chicas, tanto a lo largo de su vida, como durante la relación con Lara. Por último, el relato con el que termina el libro es El abuelo, y narra la historia de un joven y de su abuelo, un hombre a punto de morir. El protagonista recuerda entonces los felices momentos que ha vivido junto a su abuelo.


Cada uno de estos relatos, contados con frescura, hicieron de El fumador pasivo uno de mis libros favoritos, y de mí una gran admiradora de su autor, Daniel Gascón.

4 comentarios:

Artemisa dijo...

¡¡Hola Carolina!!
Me gusta mucho tu blog,el diseño y el tema es muy interesante...
Nos vemos... bss

Ana dijo...

¡Buenas! Esta muy bien el blog, el título es muy original :)

Me han entrado ganas de leer El fumador pasivo, sobretodo la primera historia ^^

¡Buen finde! Bsks

Anónimo dijo...

hola dola!!

Tu blog me ha encantado! Yo ya conocía a Daniel Gascón, y me ha gustado mucho tu comentario de El fumador pasivo. Espero los comentarios que hagas sobre otros libros!

Namarië!

susana dijo...

Ya te habiamos escrito dos comentarios pero debe ser que somos muy torpes, porque no conseguimos que apareciesen. Espero que este si. Ya queda menos para el viernes y para esa fiestecilla con Dani y Luis en la que por supuesto habra alcohol. Byee, te cuidas, see you